DARTH VADER EN LIMA...!

No conoces el poder del lado oscuro...!


















El genial y enigmático Darth Vader se dio una vuelta por Lima y con unos centavos compró el peor diario limeño para informarse sobre la gripe porcina, se sentó muy preocupado cerca de los lustra botas y dio rienda suelta a su lectura imperturbable, que el lado oscuro lo acompañe.

Adiós Mario Benedetti













Corría el año 1998, todos los meses de abril las hojas secas caían sucediéndose como una oscura lluvia y las aves migraban con algún destino desconocido. Las visitas a la biblioteca eran frecuentes y las charlas con Percy eran necesarias, Percy era un amigo de toda la vida, había ingresado a la Universidad Federico Villarreal y al corto tiempo decidió postular a otra, fue de esa manera que él ingresó a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, en la facultad de literatura (Tiempo después saldría de ella e ingresaría a la Universidad de Ingenieria 'UNI' culminando allí su carrera). Nos reuníamos muy seguido para charlar sobre algún nuevo libro que habríamos leido, de pronto me dijo mostrándome un viejo y amarillento libro deshojado: ¿Ya leiste La Tregua de Mario Benedetti? - No - le respondí - Toma, léela. Y así sucedió como descubrí a Benedetti.
Mario Benedetti, escritor Uruguayo será siempre recordado con cariño por este servidor rindiéndole humildemente este pequeñó espacio, Descansa Mario, cómo olvidar la vida tormentosa de Martín Santomé y de su amor Laura Avellaneda, cómo no recordar aquellas últimas frases vertidas en ese libro que lleva por título "La tregua" encontrarme en cada palabra, en cada frase suya, desorientado, caido, miserable, perdido y aturdido, desgarrado. Ahora como en ese entonces aún estoy fervientemente seguro que así es: La vida nos da una tregua, las cosas se toman o no se toman, Descansa en paz Mario Benedetti, no te aflijas, el mundo te ha perdido y hay muchos que no saben aún el peso de tu ausencia, ahora es cuando te haces inmortal, precisamente cuando mueres. Adiós maestro.

OTRO POEMA DE JAIME SABINES

ESPERO CURARME DE TI

Espero curarme de ti en unos días. Debo dejar de
fumarte, de beberte, de pensarte. Es posible.
Siguiendo las prescripciones de la moral en turno. Me
receto tiempo, abstinencia, soledad.

¿Te parece bien que te quiera nada más una semana?
No es mucho, ni es poco, es bastante. En una
semana se pueden reunir todas las palabras de amor
que se han pronunciado sobre la tierra y se les
puede prender fuego. Te voy a calentar con esa
hoguera del amor quemado. Y también el silencio.
Porque las mejores palabras del amor están están entre dos
gentes que no se dicen nada.

Hay que quemar también ese otro lenguaje lateral y
subversivo del que ama. (Tú saber cómo te digo que
te quiero cuando digo: "qué calor hace", "dame
agua", "¿sabes manejar?,"se hizo de noche"... Entre
las gentes, a un lado de tus gentes y las mías, te he
dicho "ya es tarde", y tú sabías que decía "te
quiero".)

Una semana más para reunir todo el amor del
tiempo. Para dártelo. Para que hagas con él lo que tú
quieras: guardarlo, acariciarlo, tirarlo a la basura. No
sirve, es cierto. Sólo quiero una semana para
entender las cosas. Porque esto es muy parecido a
estar saliendo de un manicomio para entrar a un
panteón.

JAIME SABINES

Antes de escribir este poema, tengo que añadir un par de cosas respecto a el, se lo dedico a Venus Rodriguez quien fue precisamente la que me lo dedicó y la verdad con cada letra y a cada línea me tenía atrapado, sabiendo entonces yo que... las palabras están, pero el punto es... si estamos preparados para recepcionarlas, con Uds. El poema:

TU NOMBRE - (JAIME SABINES)
Trato de escribir en la oscuridad tu nombre.
Trato de escribir que te amo.
Trato de decir a oscuras todo esto.
No quiero que nadie se entere,
que nadie me mire a las tres de la mañana
paseando de un lado a otro de la estancia,
loco, lleno de ti, enamorado.
Iluminado, ciego, lleno de ti, derramándote.
Digo tu nombre con todo el silencio de la noche,
lo grita mi corazón amordazado.
Repito tu nombre, vuelvo a decirlo,
lo digo incansablemente,
y estoy seguro que habrá de amanecer.

P.D.: Venus, sabrás que siempre nos espera un amanecer. Gracias.

LEONARD COHEN

LEONARD COHEN - EVERYBODY KNOWS

FRASES CÉLEBRES DE OSCAR WILDE

Oscar Wilde
1854-1900. Dramaturgo y novelista irlandés.

A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante.

Un hombre puede ser feliz con cualquier mujer mientras que no la ame.

Las mujeres han sido hechas para ser amadas, no para ser comprendidas.

No voy a dejar de hablarle sólo porque no me esté escuchando. Me gusta escucharme a mí mismo. Es uno de mis mayores placeres. A menudo mantengo largas conversaciones conmigo mismo, y soy tan inteligente que a veces no entiendo ni una palabra de lo que digo.

Lo menos frecuente en este mundo es vivir. La mayoría de la gente existe, eso es todo.

No hay nada como el amor de una mujer casada. Es una cosa de la que ningún marido tiene la menor idea.

La única ventaja de jugar con fuego es que aprende uno a no quemarse.

Si usted quiere saber lo que una mujer dice realmente, mírela, no la escuche.

La experiencia no tiene valor ético alguno, es simplemente el nombre que damos a nuestros errores.

Cínico: un hombre que sabe el precio de todo y el valor de nada.

Estoy convencido de que en un principio Dios hizo un mundo distinto para cada hombre, y que es en ese mundo, que está dentro de nosotros mismos, donde deberíamos intentar vivir.

Uno debería estar siempre enamorado. Por eso jamás deberíamos casarnos.

La mejor manera de librarse de la tentación es caer en ella.

Perdona siempre a tu enemigo. No hay nada que le enfurezca más.

La única manera en que un hombre debe comportarse con una mujer es: haciendo el amor con ella, si es bonita, o con otra, si es fea.

Los niños comienzan por amar a los padres. Cuando ya han crecido, los juzgan, y, algunas veces, hasta los perdonan.

El trabajo es el refugio de los que no tienen nada que hacer.

Que hablen de uno es espantoso. Pero hay algo peor: que no hablen.

Las mujeres feas son celosas de sus maridos. Las bonitas no tiene tiempo, ¡están siempre tan ocupadas en estar celosas de los maridos de los demás...!

Lo único capaz de consolar a un hombre por las estupideces que hace, es el orgullo que le proporciona hacerlas.

Haría cualquier cosa por recuperar la juventud... excepto hacer ejercicio, madrugar, o ser un miembro útil de la comunidad.

Amarse a sí mismo es el comienzo de una aventura que dura toda la vida.

No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo.

Cómo tener confianza de una mujer que le dice a uno su verdadera edad. Una mujer capaz de decir esto es capaz de decirlo todo.

La ambición es el último refugio del fracaso.

La educación es algo admirable, sin embargo, es bueno recordar, que nada que valga la pena se puede enseñar.

El medio mejor para hacer buenos a los niños es hacerlos felices.

Cuando un hombre se casa por segunda vez, es porque adoraba a su primera mujer.

En el mundo común de los hechos, los malos no son castigados y los buenos recompensados. El éxito se lo llevan los fuertes y el fracaso los débiles.